jueves, abril 30, 2009

México: Metáforas, PANdemia y The MEatrix

En estos días circula por México un chiste que funciona como metáfora de la realidad mexicana, el cual tomo de Mélange, uno de los blogs de Marichuy:

«¿Cuál es la diferencia entre una ePRIdemia y una PANdemia?
Que la PANdemia es una ePRIdemia que se salió de control.»
(PRI: partido político que gobernó México durante 70 años. PAN: partido político que gobierna México desde el año 2000.)

Marichuy ha relacionado el episodio de pandemia que está azotando su país de manera especial con la estremecedora obra de Albert Camus, La peste, de la cual entresaca otra metáfora, menos chistosa:
«Oyendo los gritos de alegría que subían de la ciudad, Rieux tenía presente que esta alegría está siempre amenazada. Pues él sabía que esta muchedumbre dichosa ignoraba lo que se puede leer en los libros, que el bacilo de la peste no muere ni desaparece jamás, que puede permanecer durante decenios dormido en los muebles, en la ropa, que espera pacientemente en las alcobas, en las bodegas, en las maletas, los pañuelos y los papeles, y que puede llegar un día en que la peste, para desgracia y enseñanza de los hombres, despierte a sus ratas y las mande a morir en una ciudad dichosa.»
Al leer este fragmento, he recordado que en estas situaciones siempre hay alguien que ríe el último.


Por otra parte, a través de Magda Díaz y sus Apostillas literarias, he llegado a otros dos elementos de juicio sobre le gripe porcina. En primer lugar, un artículo que se salta las metáforas y va directamente a la cruda realidad: Gripe porcina: el monstruoso poder de la industria ganadera.

Y, en segundo lugar, retomando el aspecto metafórico, he descubierto qué es The MEatrix. Tomen la pastilla roja, si se atreven... Les aseguro que risa no les va a dar.


Dedicado a todas mis lectoras mexicanas, especialmente a mis queridas Marichuy, Susana, Mafalda, Magda y Coro.
___
___
Technoradas |

17 comentarios:

Coro dijo...

Fernando:

Buenísima tu entrada.
Ya estuve leyendo los enlaces que pones.

Y es que entre más me informo al respecto, una especie de virulencia enojosa me invade... por la impotencia ante las acciones de "los verdaderos cerdos".
En la misma categoría pongo a los políticos. Un día dicen que hay 3; otro, 159; luego, que bajó a 7... y no se ponen de acuerdo con las cifras de afectados. ¿?

Un funcionario de Salud dijo que los tapabocas sólo sirven para calmar el miedo de la población... ¿y para qué las reparten a la gente por las calles?

El gran negocio, ¡sí señor! Para que especulen, para que sigan manipulando con el terror al pueblo. La globalización...

Y ¡vaya forma de fomentar la discriminación y elevarla a la máxima potencia.

¡Ay!, Fernando, mil disculpas por este exabrupto rabioso y virulento.
¡Ya me desahogué!

Mucha salud y abrazos.

Ps. Paciencia, tolerancia.
¿Quién reirá al último?

marichuy dijo...

Fernando

Te quedó perfecta la entrada. Ya había leído el artículo de Mike Davis; de hecho subí el enlace, de la versión publicada en otro medio de prensa mexicano, en mi post de hoy, donde salgo en la densa de los cerditos... lo de cuatro patas, no los de dos.

Y gracias por tocar el tema. Yo, al igual que Coro, si bien me niego a creer en tesis conspiracionales, eso no obsta para que tenga un sinfín de dudas y ninguna certeza; si a caso, solo la de los negociazos que están haciendo todos los especuladores, a costa del miedo e ignorancia ciudadanas.

Te mando un abrazo

PS gracias por promoverme, je.

PS2 ¿no te importa si me robo la caricatura Ptiluc, está buenísima¡!

Apostillas literarias dijo...

Querido Fernando, no había escuchado esa metáfora que mencionas.
Desafortunadamente la cosa está más seria y preocupante... Sumamente compleja.

Te envío un abrazo

Mafalda dijo...

...

Hola Fer:


Me gusto lo de las metáforas.
Es kafkiano lo que sucede en ocasiones.

Yo no te puedo hablar acerca de la política y la botánica. De lo que sí te puedo hablar es del terror en los ojos, la incertidumbre, el insomnio...

Saber de números. Eso lo leo mucho y veo que es de gran inquietud para muchos, y los entiendo.

Estamos en otra época y en batalla con un virus que es virulento, pero por suerte no es mortal al 100%. ¿Será que por eso no salen carretadas de muertos? Eso por lo menos a mi me alegra.

El miedo nos arrasó por un momento cuando nos dimos cuenta que nos estábamos enfrentando con algo desconocido. Me dio una punzada de angustia.

Poco a poco miramos que no era mortal al 100%, eso por lo menos a mí, me hizo poder dormir.

Sospechan mis compatriotas que las cifras de muertos está sesgada. Que se contradicen de un día a otro con el número de positivos para cepa porcina.

El problema inicial -y que creo continuará-, es determinar la cepa porcina.

La prueba rápida sólo nos dice si es Influenza tipo A o B. Los casos tipo A, pueden ser porcino o aviar, pero esto último no se sabe con la prueba rápida, necesitamos otro procesamiento diferente y más días.

Los casos que reporta el gobierno a diario -pacientes que resultan positivos para A- cuando se nos reporta la tipificación de cepa específica, es cuando varían las cifras.

Lo mismo sucede con las defunciones. Se reportan las mismas, pero después sabemos cuáles son positivos para porcino.

Lo bueno que miro yo en estos momentos, es que han disminuido los pacientes graves, esto habla de que los pacientes están llegando a buen tiempo con el médico de primer contacto. Por lo menos esperaremos de esto, menos defunciones. ¿Menos casos?, eso no lo creo aún, pero con las últimas medidas y menos gente por las calles, esperemos que disminuya más la transmisión conforme pasen los días.

El cubrebocas y los dramas psicológicos y el mercado negro, eso, también a mi me caga.

Los medicamentos están en este momento controlados tanto por el sector salud como por el gobierno federal.

Esperamos que la patente se libere y puedan los genéricos iniciar la fabricación para sentirnos más holgados y sin preocupación adicional.

Te envío un saludo desde esta trinchera. Por cierto, hoy nuestros médicos residentes se plantaron por fuera del hospital, exigen cubre-bocas de alta protección N95 y profilaxis porque muchos ya son contactos.

Besos cubiertos...

Mafalda

Sin valor dijo...

Esto es mundial, ¿recuerdas aqui hace cuatro años este articulo?:

Investigación viral

eva luciérnagas y zarzamora dijo...

No es de risa. Hace tres años trabajé para la radio y televisiôn, redactando un programa, de clases en casa, en caso de pandemia y cuarentena (por lo de la gripe aviar) Recuerdo que nos partimos de risa haciéndolo y grabàndolo. Siempre pensamos que nos pagaron, por nada.
Y si tuviesen que utilizarlo ahora??
A mî, risa no me darîa..
Voy sacando la mascarilla.

Un beso, Fernando, y que pases un buen dîa. No curres mucho...

Luciana dijo...

Hay tantos cerdos de dos patas que da pena que se acuse a los de cuatro.
Odio los medios de mi país, están haciendo lo mismo que vivimos con la gripe aviar. Se pasan el día hablando del tema, estimando los "millones" de muertos que habrá y sembrando el temor entre la gente.

Fernando dijo...

Mis queridas lectoras mexicanas: había pensado dedicarles esta entrada, pero las prisas me impidieron revisarla debidamente y advertir la omisión de la dedicatoria. Ya está arreglado. Y les ruego se cuiden muy mucho para seguir disfrutando de los agradabilísimos momentos de lectura y aprendizaje que nos proporcionan de continuo.
Un abrazo para cada una.

Fernando dijo...

Coro.
¿Sabes que están prohibidas las disculpas innecesarias en este blog? ;)
Ese proverbial desahogo nos permite a los de esta orilla conocer vuestra opinión de primera mano sobre este desgraciado asunto. Tu opinión y la de las demás compatriotas es lo más interesante de esta entrada.

Marichuy.
Por supuesto que puedes robar el Ptiluc; para eso compartimos.
Tampoco creo en tesis de conspiraciones, pero estos hechos dejan al descubierto a los cerdos de dos patas, y no hay que desaprovechar la ocasión para denunciarlos. Y, de paso, desahogarnos verbalmente.

Mafalda.
Impagable, escueta y precisa opinión de experta. Serviría como perfecta entrada para cualquier blog. Muchísimas gracias por esta aportación.

Magda.
Espero que se vaya aclarando cuanto antes. Va a ser un golpe muy duro, que llega además en una época de crisis global. Al menos, que la salud pública se resienta lo menos posible, y que no crezca mucho más el número de víctimas.

Sin valor.
Impresiona ver ese artículo de hace cuatro años. Parece que no espabilamos.
Muchas gracias por esta estupenda aportación.

Eva.
Sólo apreciamos estos hechos en su verdadera magnitud cuando se ven de cerca. Ni nosotros, ni ningún otro país está libre de verse afectado por esta pandemia, pero soy, o quiero ser, optimista: no estamos en 1918, y los conocimientos adquiridos y las medidas a adoptar por la humanidad son mucho más avanzadas y efectivas a los efectos de poder evitar una catástrofe de grandes dimensiones.
Un abrazo.

Luciana.
Una de las grandes virtudes de los blogs es matizar y descontaminarnos de lo publicado por los medios de comunicación convencionales. Podemos conocer la opinión de las personas de un país u otro de primera mano. En este sentido, el comentario de Mafalda es muy revelador.

WODEHOUSE dijo...

Sea lo que sea, ya se sabe que una población asutada es mejor controlada. Los de 3M han agotado las mascarillas...un beso sin mascarilla. Tú solo me pegas cosas buenas. :)

Samuel G. dijo...

que feo se ve toda la parte de la derecha, del blog, hasta abajo

Fernando dijo...

Wode.
Según los ultraliberales de Friedman y sus pupilos de Chicago, donde unos vemos desastre otros ven oportunidades; y si, además, otros (medios, gobiernos...) les hacen el caldo gordo, jugada redonda.
Un beso.

Ironías de la vida. Mª Jesús Lamora dijo...

Vivir para ver

Fernando dijo...

Mª. Jesús.
¿O quizás ver (adecuadamente) para vivir?
Si sólo vemos lo que queremos ver, poco nos quedará de vida.
Un saludo.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

La verdad de todo esto es que algo no está muy claro, ¿no crees?
O quieren mantenernos asustados o quieren tapar alguna cosa más gorda, no sé, ojalá todo pase pronto.
Besicos muchos.

Coro dijo...

Fernando:

Qué amable y qué honor.
Muchas gracias por la dedicatoria, la parte que me toca...

Un abrazo desde Cancún.

Fernando dijo...

Nani.
La verdad es que uno no sabe qué creer. Hay tantos mentideros y tantos asustaderos en los medios y en los blogs que es como para no creer. Pero, por otro lado, la realidad supera muchas veces a la ficción.
En cualquier caso, mientras estemos asustados somos más fáciles de manejar. Ya veremos.
Un beso para ti.

Coro.
Es un placer.